Archivo de la categoría: Ecología

Nacen elefantes sin colmillos en África

Los elefantes son los animales terrestres más grandes en la actualidad, pero eso no ha impedido que el ser humano los tenga al borde de la extinción.

Cada año, 38 mil elefantes mueren por la caza furtiva. Es un número bastante elevado, y eso sumado a su largo periodo de gestación, que dura 22 meses, hace que se tengan predicciones de que en 15 años, el elefante africano desaparezca.

Los elefantes viven entre 50 y 70 años, algunos han llegado a pasar los 80 años de vida. Esta expectativa de vida se está viendo amenazada por el comercio ilegal de marfil, del cual están formados los colmillos de este animal.

Normalmente, los colmillos de los paquidermos miden 2 metros y pesan alrededor de 60 kilogramos cada uno. Estos son procurados entre los cazadores furtivos por el gran valor económico que tienen en el mercado negro, donde, en datos de 2006, podría venderse el kilo de marfil en 750 dólares. Seguramente a 6 años de distancia, esta cifra ya pase de los 1000 dólares.

Se asocia a los elefantes con la buena memoria, lo cual parece estar confirmado por un estudio de la Universidad Sussex de Kenia. Y parece ser que la memoria les está brindando una oportunidad a estos animales por medio una modificación genética, la cual está provocando que en el Parque Nacional de Gorongosa, en Mozambique, se hayan encontrado elefantes sin colmillos o con colmillos que crecen muy poco.

Esta zona ha sido de gran estrés para esta especie. Desde 1964 se convirtió en área de batalla en la Guerra de Independencia contra Portugal, hasta que en 1974 se firmó un alto al fuego. En ese tiempo, la población se diezmó de 12 mil elefantes a poco más de 70, ya que los lugareños veían en el marfil el negocio ideal para abastecerse de armas.

Aún después de lograr su independencia, el país siguió viviendo un conflicto armado interno hasta 1992, lo cual azoló con fuerza las zonas rurales y las reservas de vida salvaje. Los veterinarios opinan que estos sangrientos eventos han generado un trauma en la memoria de los elefantes, que aprendieron que sus colmillos son sinónimo de muerte.

El director del parque acepta este diagnóstico (de la perdida de los colmillos por considerar que estos significan la muerte) pero cree que esto va más atrás. Al fin y al cabo, la caza furtiva de elefantes por su marfil no inició con la Guerra de Independencia, si no que viene que muchas generaciones atrás.

“Probablemente, la caza que se ha hecho aquí de estos animales en los dos últimos siglos sea la causante de este comportamiento”, explicó Mateos Mutemba, director del Parque Nacional de Gorongosa.

230 toneladas de marfil son comercializadas de manera ilegal cada año, sin que las autoridades hayan logrado medidas eficaces para prevenir y terminar con esta actividad. Los cazadores y los aldeanos matan a estos animales a tiros o envenenando fruta con cianuro.

Como parte de una posible solución, los responsables del parque decidieron traer cuatro elefantes machos de Sudáfrica con grandes colmillos para que haya una nueva mezcla genética y recuperen sus colmillos. Aún así, mientras no se logré una solución eficaz para detener la caza furtiva, las especies necesitarán adaptarse y evolucionar para encontrar una forma de sobrevivir.

A todo esto, hay que sumar que el hábitat natural está siendo modificado, debido a las sequías, la deforestación y la intervención humana en los ecosistemas, lo cual se suma a las acciones de riesgo para la protección de esta especie.

Andeque!

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: